Sin calorías no significa sano ni bueno para adelgazar: tres ejemplos que lo demuestran

Sin calorías no significa sano ni bueno para adelgazar: tres ejemplos que lo demuestran

Publicidad

Al momento de perder peso resulta clave el logro de un déficit energético y quizá por eso, muchos centramos nuestra atención en las calorías. Sin embargo, eso representa un gran error y lo demostramos con tres ejemplos que corroboran que sin calorías no significa sano ni bueno para adelgazar.

Las calorías no dicen todo y eso lo hemos dicho muchas veces, por eso de nada sirve contar calorías al momento de buscar deshacernos de los kilos de más sino que nos debe importar, y mucho, los nutrientes de los alimentos, su calidad y por supuesto, el efecto en el organismo de aquello que elegimos para consumir.

Así, demostramos que aun sin calorías algunos alimentos o ingredientes no son buenos para adelgazar y cuidar la salud. Aquí tres ejemplos:

Sal o sodio

Salt 273105 1280

La sal y el sodio que forma parte de esta y que se presenta en muchos alimentos ya sea de forma natural como industrial, es un componente que actúa como conservante y saborizante al mismo tiempo.

Ni la sal de mesa ni el sodio aportan calorías a nuestro organismo, sin embargo, un exceso en su consumo puede perjudicar la salud de diferentes formas y entre otras cosas, favorecer el aumento de peso.

Así, la sal y el sodio son ingredientes a moderar si queremos adelgazar, pues aunque no aportan calorías estropean nuestra estética, tienen un efecto adictivo que nos empuja a comer más y a ingresar más calorías al cuerpo como concluye un estudio publicado en The Journal of Nutrition.

Así, el sodio y la sal no favorecen el adelgazamiento sino que por el contrario, pueden dificultar el mismo y dañar la salud si consumimos en exceso cualquiera de ellos.

Refrescos sin azúcar, light o 0%

Background 3470205 1280

Los refrescos light o 0% a diferencia de los azucarados poseen sabor dulce debido a edulcorantes artificiales o naturales que no aportan calorías.

Y si bien no ofrecen energía y azúcar como las opciones tradicionales, los refrescos light se han vinculado a mayor grasa abdominal y circunferencia de cintura en una investigación publicada en 2015.

Al parecer, los edulcorantes presentes en los refrescos ocasionan un desequilibrio en nuestro cerebro entre el sabor dulce que ofrece y su nulo aporte energético, pudiendo incentivarnos a comer más al generar más hambre.

Incluso, poseen sustancias adictivas como la teobromina o la cafeína en algunos casos y lo principal es que promueven la apetencia por el sabor dulce o lo que es igual, elevan el umbral de dulzor, algo que en nada favorece nuestros intentos de perder peso aunque no ofrezcan calorías.

Glutamato monosódico

Glutamato

El glutamato monosódico es un aditivo utilizado como resaltador del sabor, es una sal del ácido glutámico a base de sodio y esta es una de las principales razones por la cual no es sano ni bueno para adelgazar a pesar de no tener calorías.

Además, como han observado científicos del Reino Unido, el glutamato monosódico puede incidir sobre nuestro nivel de hambre y apetito incrementando hasta en un 40% los mismos y así, incentivarnos a comer más.

Por lo tanto, de forma indirecta este aditivo que no posee calorías puede ser contraproducente al momento de adelgazar.

Ya vemos que mirar sólo las calorías es un error si queremos perder peso, pues sin calorías no significa sano ni bueno para adelgazar.

Imagen | Pixabay y Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio